06 mayo 2009

EL LIBRO ESPAÑOL DEL SIGLO DE ORO

Jaime Moll es uno de los más importantes bibliógrafos españoles. Ha publicado variados trabajos sobre la historia de la imprenta en España acercándonos al conocimiento del libro antiguo español desde diferentes puntos de vista y de metodología: historia editorial, estudio del libro como objeto material, bibliografías de un autor o de una obra o un tipo de obras, legislación de la imprenta... Ha tratado también aspectos poco estudiados en la bibliografía hispana, como pueden ser las ediciones falsas y contrahechas y la evolución e historia de los tipos de imprenta españoles. Dedico esta entrada a recomendar uno de sus más importantes trabajos que he encontrado disponible en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Problemas bibliográficos del libro del Siglo de Oro, editado primeramente en el tomo 59 del año 1979 del Boletín de la Real Academia Española. En él Moll fija primero la historia de la edición en estos siglos teniendo en cuenta el contexto histórico y de difusión de la imprenta desde el punto de vista legal: toda la legislación dada para el control de la imprenta desde los Reyes Católicos determinó la forma de trabajo de los impresores y la estructura física del libro antiguo español; en este sentido fueron especialmente influyentes la pragmática de 1558 y la real cédula de 1627. A través de esta introducción se llega al estudio de los diferentes tipos de variantes dentro de una misma edición, las emisiones y los estados con una completa casuística de cada uno de ellos. A continuación teniendo en cuenta aspectos materiales del libro pero también legales presenta una tipología propia del libro español: diferentes casos de ediciones legales (autorizadas o no autorizadas) e ilegales (sin licencias, falsificadas, contrahechas, piratas y subrepticias). Otro aspecto que puede influir en las variantes textuales y de edición es el trabajo de impresores y editores y la relación entre ellos y con el autor de la obra. En este punto otorga un papel decisivo a la labor del editor para decidir qué obras se editaron y cómo. Por último, para cerrar el artículo, define lo que debe reunir una bibliografía estructurada: un estudio material completo de las impresiones (propio de la bibliografía material anglosajona) y también un estudio de los distintos elementos que intervienen en su publicación, sin olvidar el estudio de la documentación conservada. Es este artículo de lectura casi obligada para todos los interesados en la bibliografía y el libro antiguo español.

1 comentario:

Galderich dijo...

Gracias por esta gran recomendación. Leeremos el estudio con suma atención pero una hojeada en diagonal no deja ver la calidad del mismo.