20 noviembre 2009

OTRO LAZARILLO BURGALÉS DE 1554

Hace poco dábamos aquí la noticia, desconocida para investigadores y especialistas en el tema, de la presencia de un Lazarillo impreso en Burgos por Juan de Junta en 1554 en la biblioteca del Castillo de Chantilly, la Bibliothèque Condé. Ahora he encontrado otro, también semidesconocido, en la biblioteca de la Universidad de Berna. La historia de estos dos ejemplares a los que se les perdió la pista podemos leerla en la obra de Mercedes Fernández Valladares La imprenta en Burgos (1501-1600) (Madrid, Arco Libros, 2005), magnífica tipobibliografía realizada con el máximo de los rigores en cuanto a método, análisis bibliográfico y resultados. El primero de ellos, el de Chantilly, es el ejemplar que perteneció a C. Riva de Milán y que aparecía en el catálogo de sus libros realizado en 1856 con motivo de la venta de su biblioteca en enero de 1857 en París. En esta subasta de libros lo adquirió el Duque de Aumale y lo incorporó a su biblioteca, tal y como se puede leer en la descripción del catálogo OPAC de Chantilly. El ejemplar de Berna, si es que es el mismo del que trata Fernández Valladares, desapareció de la Stadbibliothek de Berna hacia 1946-1947. Estos dos ejemplares vienen a sumarse al que ya estaba localizado en la Fundación Martin Bodmer de Cologny (Ginebra), ejemplar que también tiene una larga historia de antiguos poseedores detrás (Thomas Stanley, el VII Duque de Devonshire, John F. Fleming, Martin Bodmer). No dejo de pensar en aquellos bibliógrafos del pasado que sin tener ninguna de las facilidades modernas consiguieron hacer grandes trabajos bibliográficos, hallando ediciones y ejemplares en bibliotecas de todo el mundo con los medios de los que disponían. ¡Qué fácil lo tenemos ahora! Y llegará un día, y no tardando mucho, que raro será no encontrar tal edición o ejemplar no presentes en la red digitalizados a texto completo.


5 comentarios:

DIEGO MALLÉN dijo...

¡Cúanta razón tienes! por eso cuando leo el típico comentario "Salvá no lo conoció", "Palau no lo vio" creo que está fuera de lugar.
¡Menudo trabajo titánico de compilación y persecución física de los ejemplares biblioteca tras biblioteca realizaron!
Y estoy contigo en que dentro de nada tendremos acceso virtual a todos los ejemplares censados en bibliotecas públicas del mundo. Pero aún así, quedará siempre el placer del descubridor del libro olvidado, desconocido o emparedado.

Saludos bibliófilos.

Carlos Fernández dijo...

Sí, no hay nada como, por ejemplo, abrir un volumen facticio y encontrar una obra desconocida o un ejemplar de una edición que se creía perdida. Lo último que dices de emparedado y hablando del Lazarillo me recuerda el ejemplar que así se encontró de una edición completamente desconocida de Medina del Campo del año 1554.

Saludos
Carlos

Anónimo dijo...

Oggi ci scrivo in portoghese. Vediamo come va.
Concordo convosco,um trabalho admirável o dos antigos bibliógrafos! E muito lhes devemos ainda hoje, sem dúvida. Todavia, creio que é preciso ter sempre presente que as vicissitudes da sua realização contribuiram,de certo modo, para perpetuar uma tradição catalográfica/bibliográfica de erros. Nem sempre era possível confirmar o que fulano dizia...
Já as miscelâneas são ainda um mundo por descobrir! E se pensarmos que tantos volumes foram catalogados apenas pelo primeiro título da miscelênea a que pertenciam... Quantos textos efémeros, quantos folhetos e literatura de cordel, por descobrir! Quanto trabalho pela frente!
Sobre as digitalizações tenho algumas questões:
1) justifica-se digitalizar, cada um isoladamente, sem ter em conta o trabalho já feito por outros? Repetir o que já existe disponível em linha? Quais os critérios?
2) por outro lado, para o livro antigo impresso manualmente, não se justificarião várias digitalizações de uma mesma edição quando existissem variantes, diferentes estados e emissões? claro, que isso exigiria um trabalho prévio de confronto e análise material in loco... Uma vez feita uma cópia, poder-se-ia digitalizar só determinadas páginas divergentes... Ou as p, correspondentes ao front. e "fingerprint"(empreinte).
Gostaria de ouvir a vossa opinião e saber da vossas experiências.

Se troppo oscuro in portoghese, fattemelo saper e ci provo in italiano...
Muito obrigada, por este espaço vivo de ideias.

Saudações,
Sofia Simões

Carlos Fernández dijo...

Pues la verdad es que leo mucho mejor el portugués que el italiano. :)
Tienes mucha razón en lo que dices de los errores, pero en la mayoría de los casos los errores se pueden reconocer como tales y si no se ha hecho es porque de unos a otros se han limitado a copiarse sin molestarse en comprobar la veracidad de la noticia, llegando esta práctica a la actualidad. Y de qué sirve decir que tal edición en realidad no existe, si alguien después no va a manejar toda la bibliografía y va a volver a resucitarla.
Las cuestiones que planteas son difíciles de contestar. En cuanto a la primera creo que hay varios criterios que hay que tener en cuenta. En un repositorio digital, una base de datos a donde van a parar imágenes de muchas procedencias, lo principal debe ser la difusión de la obra y en principio no tiene sentido que haya duplicados. En una biblioteca, aparte del criterio de difusión, está el de conservación y en el caso de que sus imágenes, aparte de a su propio catálogo, vayan a parar a un repositorio, deben ser los responsables de este los encargados de comprobar si ya existe. Desde luego los grandes sitios como Google Books o Europeana deberán tener mucho control con lo que publican para no crear monstruos inmanejables. Ay, pero en el caso del fondo antiguo hay elementos especiales. Primero características únicas de los ejemplares en cuanto a ex libris, encuadernaciones, anotaciones manuscritas, censuras... Y por otro lado y ya enlazo con tu segunda pregunta la existencia de emisiones y estados. En mi experiencia personal ya he descubierto alguna emisión o estado gracias a haber visto más de un ejemplar digitalizado. La solución que propones de digitalizar sólo la parte diferente realmente estaría muy bien, pero me parece casi imposible teniendo en cuenta la gran cantidad de proyectos de digitalización existentes. Yo realmente prefiero tener información de más, aunque sea repetitiva, que de menos y ser yo mismo el que pueda descubrirlo y desechar lo que no me interese.
Muchísimas gracias por tus comentarios e interés, Sofia.
Saludos!
Carlos

Anónimo dijo...

Muito obrigada pela resposta exaustiva.
Estou plenamente de acordo com as tuas observações.
Sofia