15 diciembre 2009

ESPRIT DES LIVRES

Los catálogos de venta de libros son una riquísima fuente de información para el estudio de las librerías privadas antiguas, sus propietarios, la historia particular de cada ejemplar en venta, su circulación y transmisión de unos propietarios a otros, precios... También revelan datos fundamentales para trazar la historia de la lectura y del coleccionismo de libros. Asimismo a veces se encuentran en ellos obras rarísimas o desconocidas. Dos bases de datos con el mismo nombre "Esprit des livres" se han creado en Francia en los últimos años. La primera de ellas es Esprit des livres. Catalogues de vente de bibliothèques de livres conservés dans les bibliothèques parisiennes, desarrollada en la Ecole des chartes. Contiene los catálogos de venta de libros anteriores al siglo XIX conservados principalmente en las bibliotecas Sainte Geneviève, la Fels del Institut Catholique y la del Instituto de Francia. En total unos 300 catálogos estudiados con informaciones sobre el poseedor de los libros en venta y sobre la propia venta, la descripción bibliográfica del catálogo y las peculiaridades propias de cada ejemplar, es decir, encuadernación, anotaciones manuscritas, ex libris...
La otra base de datos es L'esprit des livres, creada por el Instituto de Historia del Libro, y en la que se recogen libros de catálogos de bibliotecas francesas en venta de entre 1680 y 1815. Tiene una estructura similar a la anterior, con los mismos campos de búsqueda y la misma información descriptiva, aunque esta no tiene la posibilidad muy útil de acceder a los índices de poseedores , vendedores, editores y títulos. Desconozco si estos catálogos siguen aumentando y si lo hacen sería perfecto que en un futuro se pudiera acceder al texto completo de cada uno de los libros para atender al único y fundamental aspecto aquí descuidado: qué títulos formaban las bibliotecas privadas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Há uma biblioteca de fundo antigo que te deveria interessar, a do Palácio (e Convento) Nacional de Mafra (Portugal).
Não fica muito longe de Lisboa.
Se bem me lembro, tem uma secção de catálogos e índices impressos, nas estantes inferiores próximas do centro da biblioteca.
Sofia

P.S. E é belíssima pela luz da manhã... :)

Anónimo dijo...

Vale a pena conhecer o IHL (Institut d'Histoire du Livre) também pelos seus cursos formativos em Setembro.
Têm o apoio material da Bibliothèque de Lyon, detentora de dois belos exemplares da "Hypnerotomachia Poliphili" (1499), em muito bom estado.

Sofia

Carlos Fernández dijo...

Por lo que he visto la de Mafra tiene que ser una biblioteca preciosa. Y todo el palacio, claro. La próxima vez que vaya a Portugal tengo que ir a visitarlo, me lo apunto. :) De sus catálogos impresos conozco uno de Antonio Ibot sobre libros españoles. Ya podría tener su catálogo disponible en la red; es una pena.
Muchas gracias por tus buenas aportaciones.
Carlos

Anónimo dijo...

Acordada pelo ligeiro tremor de terra em Lx, posso dizer-te que a realidade logística e administrativa dos monumentos nacionais lusitanos depara-se com muitos entraves...
Mas também eu gostaria de ver o fundo de Mafra (muito) mais divulgado e estudado.
Sofia

Carlos Fernández dijo...

A Madrid también ha llegado algo del terremoto, pero ha debido ser poquísimo. Vaya susto, no?
Por lo que he leído en la biblioteca de Mafra tienen problemas de conservación y los libros no están en las mejores condiciones ambientales. ¿Es así? La única biblioteca portuguesa que conozco es la Nacional de Lisboa y me encontré con libros en muy mal estado. ¿Es un problema generalizado allí?
Sobre la difusión de los libros de Mafra hay un catálogo colectivo de relaciones de sucesos españolas y portuguesas que incluye sus fondos, además de los de otras bibliotecas portuguesas. Está bastante bien: ediciones bien catalogadas y algunas con imágenes.
Saludos!

Anónimo dijo...

Não me esqueci da resposta. :)
Porém, exige-me alguma reflexão.
Quanto ao sismo, por aqui (Portugal continental) o susto ainda foi valente... sobretudo a sul.
Quem vive em Lisboa não pode esquecer o passado e como o equilíbrio da rotina é frágil, nestas situações...
Saudações,
Sofia