24 noviembre 2009

EXPOSICIONES DE IMPRESORES E IMPRESORAS

La biblioteca José María Lafragua de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, es una de las más destacadas en cuanto a su labor de difusión y tratamiento del libro antiguo en Hispanoamérica. Uno de los primeros proyectos que conocí de ellos es su base de datos de marcas de fuego, un tipo de marca de propiedad exclusivo de las antiguas bibliotecas mexicanas. Merece la pena adentrarse en ella para conocer esta curiosa forma de marcar -literalmente- libros. Otra de sus herramientas es su propia biblioteca digital en la que van apareciendo los libros completos del rico patrimonio bibliográfico que alberga. Las exposiciones virtuales es otro de los medios de difusión de su fondo antiguo. La última que ha presentado supone un interesantísimo recorrido por los impresores de Puebla, la tercera ciudad que tuvo imprenta en Hispanoamérica. Su título es "La imprenta de los Ángeles: panorama histórico de la imprenta poblana 1642-1822". De forma sencilla, muy instructiva y bien documentada presenta una a una las catorce imprentas que trabajaron en Puebla con comentarios también de las obras expuestas. De estructura parecida a esta muestra es una anterior -marzo del año pasado- que dedicó al papel de las mujeres en la imprenta antigua: "Las otras letras: mujeres impresoras en la biblioteca Lafragua". Las viudas que continuaron al frente de las imprentas, una vez difunto el impresor, con algunos ejemplos de México, España, Guatemala, Bélgica y Francia. Con respecto a este mismo tema, del que hasta el momento hay pocos estudios, habrá una exposición a partir del 1 de diciembre en el Museo Diocesano de Barcelona cuyo título es "Muses de la impremta. La dona a les artes del llibre. Segles XVI-XIX". En Hispanoamérica. Artes del Libro hay una información completa del contenido del catálogo de la exposición.

20 noviembre 2009

LA ROSA Y LA IMPRENTA

"La rose et l'imprimé" es el título de la exposición virtual creada por la biblioteca de fondo antiguo de la Universidad de Poitiers y dedicada a la presencia de la botánica en la imprenta antigua. Una exposición virtual algo falta de imágenes y con unos textos que a veces no se pueden leer completos por una mala colocación de elementos en la página. La introducción se ocupa de las plantas en los manuscritos medievales ya sea como materia en los herbarios o como elemento decorador en los márgenes del papel manuscrito; también hay un texto dedicado a la importancia simbólica de las plantas en la creación de emblemas y escudos heráldicos en época medieval. Siguiendo la línea marcada en la introducción, la exposición se adentra en la época de la imprenta presentando por un lado los elementos vegetales con su carga simbólica en grabados (de emblemas, mitológicos y de jardines), por otro como material tipográfico y, por último, como tema de los libros, es decir, en las ilustraciones de los libros de botánica. Me centro en la parte más interesante para mí, la de la botánica como elemento tipográfico. Las marcas de impresores y libreros a menudo tienen en la botánica su fuente de inspiración. La flor de lis, por ejemplo, fue utilizada por más de un impresor francés para su marca tipográfica y fuera de Francia es el motivo principal de las marcas de los diferentes Giunta, a través de los cuales llegó también a España. En la exposición también se trata de la rosa como elemento constitutivo de marcas. Otras marcas son las de árboles como la palmera, utilizada por varios impresores europeos (la de Michael Isengrin quizás la más conocida), o la vid. Dentro de este apartado también se trata de los elementos vegetales decorativos de los libros presentes en cabeceras, viñetas de cierre, iniciales grabadas o como simples adornitos tipográficos (hojas, ramas, florecillas). Por último, se ocupa de los motivos vegetales utilizados también en encuadernación.

OTRO LAZARILLO BURGALÉS DE 1554

Hace poco dábamos aquí la noticia, desconocida para investigadores y especialistas en el tema, de la presencia de un Lazarillo impreso en Burgos por Juan de Junta en 1554 en la biblioteca del Castillo de Chantilly, la Bibliothèque Condé. Ahora he encontrado otro, también semidesconocido, en la biblioteca de la Universidad de Berna. La historia de estos dos ejemplares a los que se les perdió la pista podemos leerla en la obra de Mercedes Fernández Valladares La imprenta en Burgos (1501-1600) (Madrid, Arco Libros, 2005), magnífica tipobibliografía realizada con el máximo de los rigores en cuanto a método, análisis bibliográfico y resultados. El primero de ellos, el de Chantilly, es el ejemplar que perteneció a C. Riva de Milán y que aparecía en el catálogo de sus libros realizado en 1856 con motivo de la venta de su biblioteca en enero de 1857 en París. En esta subasta de libros lo adquirió el Duque de Aumale y lo incorporó a su biblioteca, tal y como se puede leer en la descripción del catálogo OPAC de Chantilly. El ejemplar de Berna, si es que es el mismo del que trata Fernández Valladares, desapareció de la Stadbibliothek de Berna hacia 1946-1947. Estos dos ejemplares vienen a sumarse al que ya estaba localizado en la Fundación Martin Bodmer de Cologny (Ginebra), ejemplar que también tiene una larga historia de antiguos poseedores detrás (Thomas Stanley, el VII Duque de Devonshire, John F. Fleming, Martin Bodmer). No dejo de pensar en aquellos bibliógrafos del pasado que sin tener ninguna de las facilidades modernas consiguieron hacer grandes trabajos bibliográficos, hallando ediciones y ejemplares en bibliotecas de todo el mundo con los medios de los que disponían. ¡Qué fácil lo tenemos ahora! Y llegará un día, y no tardando mucho, que raro será no encontrar tal edición o ejemplar no presentes en la red digitalizados a texto completo.


19 noviembre 2009

OTRA BASE DE DATOS DE ANTIGUOS POSEEDORES

La Biblioteca de Reserva de la Universidad de Barcelona acaba de poner en red Antics posseïdors, su base de datos de los antiguos poseedores de sus libros. Su estructura y formato en la web son similares a la de su base de datos de marcas tipográficas, con los campos necesarios para conseguir una descripción completa de cada antiguo poseedor y el correspondiente enlace al catálogo de la biblioteca y la imagen en detalle del ex libris. Disponible también como Marques d'impressors en catalán, español e inglés, aunque para realizar búsquedas en español e inglés es necesario hacerlas en el campo Categoría o en el de Palabra clave. En la imagen el ex libris manuscrito del Convento de Nuestra Señora de Gracia de Carmelitas Descalzos de Barcelona.

12 noviembre 2009

Exposición de emblemática

Últimamente proliferan las buenas exposiciones. La sección de fondo antiguo de la Universidad de Navarra organiza tres exposiciones anuales de sus libros, presenciales y virtuales. En esta ocasión una exposición sobre libros de emblemas: "Deleitando enseña. Una lección de emblemática". El medio por el que he llegado a su conocimiento es Folio complutense, donde se hace un buen resumen de ella. En una entrada anterior ya se trató aquí de la influencia de la emblemática en el diseño y la temática de algunas marcas tipográficas. En la muestra se pueden contemplar 60 libros de emblemas con una buena representación de autores españoles y en la exposición virtual se hace un completo análisis de cada autor y libro expuestos, empezando, cómo no, por Andrea Alciato.

06 noviembre 2009

LIBROS ESPAÑOLES EN EL CASTILLO DE CHANTILLY

Gracias al blog Hispanoamérica. Artes del libro he descubierto la biblioteca del Castillo de Chantilly, llamada Bibliothèque Condé. Esta colección la reunió Henri d'Orléans, duque de Aumale (1822-1897), en primer lugar gracias al legado de ochocientos manuscritos de la biblioteca del último representante de los Condé, Louis-Henri-Joseph, duque de Bourbon (1756-1830); después a lo largo de su vida Henri d'Orléans fue aumentando su colección gracias a la compra de otras bibliotecas de bibliófilos como Armand Cingogne o Frank Hall Standish con 250 incunables procedentes a su vez de Gaetano Melzi. En la actualidad la biblioteca cuenta con 1600 manuscritos de los siglos X al XIX, 12500 libros de los siglos XV al XIX y 30000 libros de teatro principalmente del siglo XIX y princpios del XX. Por lo que he visto hasta ahora la biblioteca contaba con varios catálogos impresos de sus manuscritos, mientras que sólo existía un catálogo de los incunables. En su página web podemos consultar el catálogo de los impresos y buscando libros españoles me he encontrado con algunas grandísimas sorpresas, en uno de los casos extraordinaria. Me llama la atención que la mayor parte de estos libros son obras literarias y ya se sabe que los ejemplares conservados de muchas de ellas son muy escasos. Véamoslos por épocas hasta el siglo XVII y muy resumidamente.

Incunables
- El transito de S. Jheronimo en romance.
Zaragoza, 1492.
- Regimiento de los príncipes, Sevilla, 1494.
- Libre de les dones. Barcelona, Rosenbach, 1495.

Post-incunables
- Vocabulista aravigo en letra castellana. Granada, Juan Varela de Salamanca, 1505.
- Las sietecientas de Fernán Pérez de Guzmán. Sevilla, Jacobo Cromberger, 1506.
- Cancionero de Juan de Luzón. Zaragoza, Jorge Coci, 1508.
- Cronica del famoso cavallero Cid Ruy Diez Campeador. Burgos, Fadrique de Basilea, 1512.
- Alcaçar imperial de la fama ... del Gran Capitán. Valencia, Diego de Gumiel, 1514. Según la Universidad de Zaragoza el único ejemplar conocido hasta ahora se conserva en su biblioteca.
- Biblia políglota complutense. Alcalá de Henares, Arnao Guillén de Brocar, 1514-1517. Según nota del catálogo del duque de Aumale su ejemplar es uno de los cuatro [en realidad fueron seis] impresos en pergamino.
- Glosa sobre las coplas / Jorge Manrique. Valencia, Diego de Gumiel, 1514. No encuentro esta supuesta obra, podría tratarse de un error.
- Las CCC del famosissimo poeta Juan de Mena con su glosa. Zaragoza, Jorge Coci, 1515.
- Libellus de beneficiis in curia vacantibus. Salamanca, 1517.
- Las CCC del famosíssimo poeta Juan de Mena con otras XXIIII coplas y su glosa y la Coronación del mesmo poeta. Sevilla, Jacobo Cromberger, 1520 (en colofón 1517).

Del resto del siglo XVI hay que destacar sobre todos ellos el Lazarillo publicado en Burgos en 1554 por Juan de Junta. Hasta el momento sólo se tenía constancia de la existencia de un ejemplar en la Fundación Martin Bodmer en Cologny, Ginebra. Aunque la catalogación no es buena, lo que sí hay en estos libros es mucha información sobre su procedencia y sus antiguos poseedores y en este caso concreto el Duque de Aumale lo adquirió en París en 1857 a C. Riva. Otras ediciones muy destacables por su gran rareza son:

- Tragicomedia de Calisto y Melibea. Aunque en la catalogación viene con un [S.l., s.n.], 1523 debe de tratarse de la edición de Sevilla de ese año, aunque en realidad impresa en Venecia.
- Libro de los dichos y hechos del rey don Alonso de Aragón. Valencia, Joan Joffre, 1527. Atención, ejemplar procedente de la biblioteca de Salvá.
- Las obras del Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega. Medina del Campo, Pedro de Castro, 1544.
- Comiença el libro llamado Declaración de instrumentos. Ossuna, Juan de León, 1555.
- Cancionero de Jorge Montemayor, Alcalá, Francisco de Cormellas y Pedro de Robles, 1563.
- Libro llamado Arte de tañer fantasía, assí para tecla como para vihuela. Valladolid, Francisco Fernández de Córdova, 1565.

Del siglo XVII se pueden destacar las ediciones de las obras de Cervantes: los Quijotes de las ediciones de Madrid 1605 (según el catálogo la primera edición), Bruselas 1607, Madrid 1608, Madrid 1615, las Novelas ejemplares de Madrid 1613, las Ocho comedias y ocho entremeses de Madrid 1615, Persiles y Sigismunda de Madrid 1617. También el poema Isidro de Lope de Vega de Barcelona 1608, la Corona trágica del mismo Lope, Madrid 1627, las Heroydas bélicas de Diego de Vera y Ordóñez de Villaquirán, Barcelona 1622, o la primera edición de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Madrid 1632.

04 noviembre 2009

DEL SABER DE LAS ESTRELLAS

Con este título, "Del saber de las estrellas", se ha inaugurado una exposición sobre libros antiguos de astronomía en la Biblioteca Histórica "Marqués de Valdecilla" de la Universidad Complutense de Madrid. El título parafrasea el famoso Libros del saber de astronomía de Alfonso X el Sabio, la principal joya bibliográfica de esta biblioteca. Para los organizadores de esta muestra ha debido ser muy complicado seleccionar los libros expuestos, puesto que el fondo de libros de astronomía de la Biblioteca Complutense es riquísimo. Para los que no tengan ocasión de visitarla está disponible la correspondiente exposición virtual. Aprovecho esta noticia para informar también del recién nacido y muy recomendable blog de la Biblioteca Histórica, Folio Complutense.