24 noviembre 2011

COLECCIÓN DE PRAGMÁTICAS DIGITALIZADAS

La biblioteca de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Barcelona ha creado un catálogo digital llamado Col·lecció de Pragmàtiques i altres documents (s. XVI-XIX) en el que se encuentra un importante fondo de pragmáticas, cédulas y otros impresos de tipo legislativo, político y económico. Esta colección forma parte de la Biblioteca Económica Carandell, que cuenta con más de 12000 monografías y entre ellas un muy respetable número de impresos antiguos. El modo más rápido de acceder a ellas es o navegando por los reyes que las dictaron o directamente buscando por título en el catálogo general de la biblioteca. Buena calidad de las digitalizaciones, aunque un reparo: he encontrado algunas en las que no se han digitalizado las hojas en blanco, hecho que puede llevar a alguna confusión. 
Tener a disposición las imágenes de este tipo de impresos legislativos puede resolver muchas dudas por cuanto es habitual que se hiciera más de una edición en el mismo año o que haya emisiones distintas. Algunas de estas ediciones que comparten todos los datos básicos de catalogación -mismo título, pie de imprenta, formato y paginación- sólo se pueden diferenciar si podemos ver sus imágenes comparadas: entonces es cuando apreciamos que las líneas de texto no son iguales, es decir, no comparten la misma disposición textual. En algunos casos extremos incluso pueden compartir disposición textual, pero ser diferentes, diferenciables quizás por diferentes adornos o iniciales grabadas o por palabras abreviadas y sin abreviar. Otras bibliotecas con buenas colecciones de este tipo de impresos ya digitalizados son la Biblioteca General de la Universidad de Granada con la colección Montenegro, la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla  y la Biblioteca Foral de Vizcaya.

Pregmática del pan. [S.l., s.i., 1539]. UAB.

18 noviembre 2011

NUEVAS REFERENCIAS DE MARCAS TIPOGRÁFICAS

Como ya hizo con la obras de McKerrow y Vindel, CERL aprovecha la digitalización de otras dos referencias clásicas sobre marcas tipográficas para incluir en su tesauro nuevos impresores con sus correspondientes marcas. Se trata de dos libros de Paul Heitz digitalizados por la Biblioteca Nacional de Berlín (Staatsbibliothek zu Berlin): 

Basler Büchermarken bis zum Anfang des 17. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Basler Drucker von C. Chr. Bernoulli. - Strassburg : Heitz & Mündel, 1895. - XXXVIII S., [1] Bl., 111 S. : zahlr. Ill. ; 2º. - (Die Büchermarken der Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [4])

Elsässische Büchermarken bis Anfang des 18. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Drucker von Karl August Barack. - Strassburg : Heitz & Mündel, 1892. - XXXIV, 160 S. : Ill. (LXXVI Taf.). - (Die Büchermarken oder Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [1]) 

La primera de ellas recoge las marcas de los impresores de Basilea desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVII y tiene imágenes de marcas tan espectaculares como esta de Johann Amerbach: 



La segunda de las obras es un estudio de los impresores alsacianos desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVIII. La ciudad más importante para la historia de la imprenta de esa región que hoy forma parte de Francia es Estrasburgo. Aquí la marca de uno de sus impresores de época incunable, Martin Schott: 


El modo de acceder a las marcas desde el tesauro de CERL es sencillo: primero búsqueda del impresor en el que uno esté interesado y. si está su marca o marcas, enlaces directos a las imágenes obtenidas de los libros digitalizados. Aquí dejo una muestra, la del impresor español Melchor Sánchez, con imágenes extraídas del libro de Vindel sobre marcas de impresor.

06 noviembre 2011

DOS RARAS FORMAS DE IMPRESO DE UNA HOJA

Un cálculo aproximado del número de impresos que hubo en siglos pasados tendría que distinguir claramente entre libros y otras formas impresas de menor entidad, o mejor dicho, de menor tamaño en cuanto a sus páginas. De los libros con cierto margen de error podemos establecer un número, pero de esos impresos de pocas hojas o de una hoja es ciertamente imposible. Incluso creo que de estos impresos menores habría que hacer dos divisiones: los que tienen más de una hoja sin llegar a la categoría de libro y los que únicamente tienen una hoja. Habría que traer aquí ahora lo que se considera un libro y lo que no, si basta con un número de hojas encuadernadas y formando un volumen como dicen algunas definiciones o si ha de contar al menos con 49 páginas como dicen las más normativas. Para el caso que nos ocupa creo que entendemos lo que significa libro y lo que significa impreso menor. Algunos tipos de estos impresos de pocas hojas son: relaciones de sucesos, memoriales, alegaciones fiscales (aunque las hay también muy largas), cartas, poemas breves, relaciones de servicios.. Todos ellos conocidos, bien estudiados algunos, incluidos en bibliografías y catálogos, fácilmente reconocibles. Pero están también los impresos de una hoja, la hoja volante, con un carácter mucho más efímero y perecedero que los anteriores, de usar y muchas veces tirar y por tanto muy escasos en la actualidad. Impresos administrativos, publicitarios, informativos, bulas, calendarios, listas, esquelas... ¿Qué valor le damos hoy en día a esta forma de impresos cotidianos? Ninguno. Pues en los siglos anteriores no debió ser diferente. Son estos materiales muy difíciles de localizar siendo más habituales en archivos que en bibliotecas y en España creo que el investigador que más se ha ocupado de ellos es Víctor Infantes, sobre todo de los carteles poéticos. Una clasificación de las diferentes modalidades de estos impresos es complicada y siempre ha de estar abierta a la incorporación de nuevos productos desconocidos. Sirvan como ejemplo las dos hojas que traigo hoy aquí. La primera de ellas es una guía y la encontré hace poco en una subasta del portal Ebay (por cierto, intenté hacerme con ella pero hubo alguien más generoso que yo en su oferta). Reconozco que cuando vi esta hoja no supe qué era, qué significaba esto de guía. Diccionario de la RAE: "Despacho que lleva consigo quien transporta algunos géneros, para que no se los detengan ni decomisen". Efectivamente eso parece ser esta guía de la provincia de Valladolid para el año 1659, impreso modelo con sus espacios en blanco para ser rellenados.


La segunda de estas hojas es un cartel impreso también administrativo utilizado por un hospicio o albergue de pobres en el siglo XVIII. El hospicio Ave María puede ser el que hubo en Madrid en lo que hoy es el Museo Municipal. En él se relacionan los "hombres, mugeres, muchachos, muchachas, niños y niñas" que en un día determinado salieron y entraron, durmieron allí y comieron fuera por si había que rebajarles la ración que les correspondía. 


Algo de bibliografía
INFANTES, V.: "Los impresos efímeros: búsqueda, identificación y descripción", en Manuel J.Pedraza 
(ed.)  Comercio y tasación del libro antiguo: análisis, identificación y descripción (Textos y materiales), Jaca, 1-5 de septiembre de 2003, Zaragoza, Prensas Universitarias, 2003, p. 133-199.
INFANTES, V.: "Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. I: los primeros tiempos de la imprenta", en Litterae: cuadernos sobre cultura escrita, 1, 2001, p. 137-144.
INFANTES, V.: "Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. II: los años áureos", en Edad de oro cantabrigense: actas del VII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, 2006, p. 351-356. [Estos dos artículos recogidos también en Infantes, Víctor: Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006].
MOLL, Jaime: "Los surtidos de romances, coplas, historias y otros papeles", en De la imprenta al lector: estudios sobre el libro español de los siglos XVI al XVIII, Madrid, Arco Libros, 1994.

02 noviembre 2011

FONDOS ANTIGUOS DE LA RAMSE

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla ha puesto en internet Fondos antiguos, catálogo digital de su rica biblioteca de libros antiguos. Hay muchos proyectos de digitalización de bibliotecas de fondo antiguo y a veces uno se encuentra con alguno que merece ser destacado especialmente. Fondos antiguos me parece bueno por su originalidad, calidad de las digitalizaciones y herramientas para navegar por las imágenes. Parece que detrás de este catálogo no está ninguna de las empresas informáticas habituales que suelen trabajar con las bibliotecas españolas -empezando por la todopoderosa Google- y es de agradecer encontrar otras maneras de realizar estos proyectos. Resulta aburrido ver siempre el mismo tipo de presentaciones e imágenes, algunas de muy escasa calidad... En este caso, además, esta biblioteca digital sirve para dar a conocer el desconocido fondo bibliográfico de esta Real Academia, por cierto, la primera de estas instituciones que se creó en España allá por el año de 1700. Sus libros no están integrados en el CCPB y hasta ahora el mejor modo de conocer su fondo antiguo era mediante un catálogo publicado en 1991. El catálogo digital cuenta hasta el momento con 599 títulos de los siglos XV a XIX. Tres incunables, 138 del siglo XVI y así en aumento incluyendo también algunos libros manuscritos.

Venetiis: mandato & expensis nobilis viri domini Octaviani Scoti, per Bonetum Locatellum, 1498.