19 enero 2012

La Antigüedad a través de los libros de la Universidad de Sevilla

Se me había pasado esta exposición virtual que está desde el mes de diciembre en el portal de exposiciones de la biblioteca de la Universidad de Sevilla. Al hilo de la buena labor de digitalización que hacen allí, en mi opinión la universidad española que mejor lo está haciendo, aprovechan para hacer exposiciones temáticas virtuales de gran calidad y mostrarlas en su web de fondo antiguo. En esta ocasión una nutridísima muestra de libros relacionados con la historia antigua de griegos y romanos con todo el conocimiento que dejaron en la civilización occidental gracias a su arte, ciencia, literatura, religión... La imprenta desde su nacimiento difundió las grandes obras de griegos y romanos y las de aquellos autores de los siglos XV y posteriores que contaron y comentaron la historia de la antigüedad clásica a su manera. Bien, un mejor resumen de la exposición en su presentación. Hay varios apartados y dentro de cada uno varios capítulos y dentro de cada capítulo varios libros digitalizados y cada uno de ellos con un comentario especializado. Muy entretenida y muy instructiva.
Plauto. Comedias. Venecia, 1518. BUS A Res.67/3/10

4 comentarios:

Super Furry Librarian dijo...

Buenísima noticia Carlos, a publicitar

Carlos Fernández dijo...

Ya sabía yo que esta noticia a ti te iba a gustar.

Jesús dijo...

Hola, Carlos: Un apunte puramente anecdótico. No creo que sea de mucho provecho discutir de cuál sea la mejor política de digitalización de impresos de fondo antiguo en las universidades españolas (sí de la peor, y ahí compiten varias), pero al lado de los méritos de la de Sevilla, quizá haya que citar el partenariado de la Biblioteca Histórica "Marqués de Valdecilla" de la Complutense con Google. Tal vez el pionero Proyecto Dioscórides, de la misma biblioteca, no haya resultado tan exitoso, por su misma condición pionera.

Carlos Fernández dijo...

Pues a mí lo que hace Google no me acaba de convencer. Por la evolución que he visto en ellos parece que ya se han dado cuenta de que es muchísimo mejor la digitalización en color que en escala de grises. Más vale tarde que nunca. Creo que los criterios de cantidad nunca deberían estar por delante de los de calidad. También les haría falta un poco más de control para evitar fallos: páginas que se saltan, repetidas, descolocadas, borrosas, cortadas, con la mano del digitalizador por medio; libros presentados al revés, la última página la primera y viceversa. El proyecto Dioscórides para el tiempo en que fue hecho fue una gran obra, pero claro, hoy en día la obsolescencia llega cada vez antes.