18 abril 2012

ÍNDICE DE LA COLECCIÓN SALAZAR Y CASTRO

Uno la verdad es que se alegra de los adelantos tecnológicos, de las digitalizaciones, de la facilidad para acceder a información que antes estaba más escondida y de todo lo que suponga una difusión del conocimiento que se ha ido acumulando durante siglos en libros impresos y manuscritos. Pero a veces da rabia. La magnífica y vastísima colección de Luis de Salazar y Castro que se guarda en la Real Academia de la Historia se podía consultar hasta hace poco a través del índice de la colección, un catálogo compuesto por 49 volúmenes, el conocido como Vargas-Zúñiga y Cuartero, sus autores. La de horas que se pasó uno revisando uno a uno todos estos volúmenes en busca de los asientos bibliográficos que le interesaban. Ahora el Servicio de Archivo del Departamento de Cultura del País Vasco (Irargi)  ha creado una base de datos en la que ha volcado los cerca de 60.000 títulos de los que se compone el índice. Tan sencillo como escribir en la correspondiente casilla las palabras que uno quiera encontrar y listo, ahí están los resultados. En la web de la biblioteca ya habían puesto a disposición de todo el mundo un PDF de 13.000 páginas con toda la obra, pero la mejora con esta base de datos es evidente. Y no se queda aquí el asunto. En la Biblioteca Digital de la Real Academia de la Historia tienen parte de la Colección ya digitalizada y presente en su buscador. En fin, volviendo a mi reflexión inicial el único consuelo que me queda es el haber disfrutado con la lectura página a página de este gran catálogo. Algunos pensarán que estoy un poco majareta, pero qué le voy a hacer, me gustan las bibliografías, los catálogos y las listas de libros en general.

7 comentarios:

Galderich dijo...

Es lo mismo que pasa con las hemerotecas digitalizadas. Aquellas búsquedas al azar de notcias han pasado a la historia. Estoy contigo con el placer de pasar las páginas pero también estoy esperando que se ponga en linia el Palau, por ejemplo...

Bach dijo...

Pero hay que reconocer que la red amplía mucho las posibilidades de consulta, muchas de ellas imposibles pata la mayoría de nosotros.
Me apunto a lo del Palau, Galderich.

Carlos Fernández dijo...

Palau es otra bibliografía de la que podría decir lo mismo. Tantas y tantas horas "navegando" por ella... Pero me temo que vamos a tener que esperar para tenerla digitalizada.

Super Furry Librarian dijo...

Yo soy más fan de Juan Delgado Casado y su Diccionario de impresores viejunos, y qué decir de la Base de Datos de marcas de impresores de la UB... ;)

Me recuerdas a Umberto Eco, que también es fan de las listas:

http://clionauta.wordpress.com/2009/12/04/el-vertigo-de-las-listas-entrevista-a-umberto-eco/

Carlos Fernández dijo...

Qué buena la entrevista a Eco. Ciertamente yo creo que mi cabeza se organiza mediante listas, pero listas desorganizadas, la anarquía que dice Eco.
Y esto está muy bien: "Tenemos un límite, uno muy desalentador y humillante: la muerte. Por eso nos gustan todas las cosas que se supone que no tienen límites y, por tanto, sin fin. Es una manera de escapar de los pensamientos sobre la muerte. Nos gustan las listas porque no queremos morir." "La cultura no es saber cuándo murió Napoleón. Cultura significa saber cómo puedo averiguarlo en dos minutos."

Aprenent de bibliòfil dijo...

Ostras! Magnífico blog. Otro más a leer y disfrutar!!!

Carlos Fernández dijo...

Muchas gracias a ti por tu entusiasmo. Yo seguiré el tuyo también.