26 junio 2012

UNA IMPRESORA DESCONOCIDA: LA VIUDA DE JUAN DE ERASO

Podría haber añadido esta noticia a la entrada anterior, pero el desorden de mis papeles a veces me supera. Habiendo encontrado lo que quería mi modesta contribución al tema de las mujeres impresoras es dar a conocer el nombre de una hasta ahora nunca citada. Se trata de la viuda de Juan de Eraso recuperada gracias a un impreso que se esconde en un tomo de varios en la Biblioteca Nacional de Madrid. Va la descripción del impreso:

Pareja, Francisco de (S.I.): Sosiego, y seguridad de penitentes en tomar confessores, para no errar, y condenarse. Defensa y luz de confessores por el padre Francisco de Pareia, prepósito de la Casa Professa de la Compañía de Iesús de Madrid, y calificador de la Suprema Inquisición. [colofón:] En Madrid. Por la Viuda de Juan de Eraso. [s.a.].
Fol.-2 f.
Madrid. Nacional. Mss/8718 (f.634-635).

Una pista para datar el impreso es la cita que se hace en la obra del Aviso de confessores y guía de penitentes del padre Martín de San José publicado en Madrid en 1649. Así que por su forma tipográfica y por hacer mención de esta obra como algo reciente seguramente se imprimió en la decada de los 50 de ese siglo XVII. Otra pista es este Francisco de Pareja de la Compañía de Jesús del que en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico he encontrado un par de registros manuscritos fechados en los años 30 y 40 de la citada centuria. 
En cuanto a la impresora, lo que más nos interesa, en el Diccionario de impresores españoles de Juan Delgado lo único que encuentro es un Juan Eraso del que se cita una obra impresa en Pamplona en 1627. ¿Se trataría del mismo Juan de Eraso? ¿Se desplazó a Madrid, allí siguió imprimiendo y su labor la continuó su viuda? En otra obra fundamental, La imprenta y el comercio de libros en Madrid (siglos XVI-XVIII) de Mercedes Agulló, encontramos una pista que nos puede encaminar mejor. El impresor Andrés de Parra y su mujer, María Hernández, tuvieron dos hijos, Jacinto y María. Esta María de Parra se casó con un Juan de Eraso, pero éste no era impresor, sino secretario de la Inquisición de Barcelona. Sin embargo, Juan de Eraso fue testamentario de Andrés de Parra y a la muerte de éste en 1648 la imprenta pasó a manos de sus hijos, Jacinto y María. Con la mención de Herederos de Andrés de Parra se conocen al menos dos obras impresas (1649 y 1653). ¿Pudo María de Parra, una vez viuda, imprimir al menos una vez utilizando el nombre de su marido? Sólo nuevos documentos y algún otro impreso desconocido pueden ayudar a resolver este misterio.

No hay comentarios: